Portal Coporativo de OHL - Home

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias media

Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de Cookies".

El arte ornamental de Centro Canalejas Madrid

Se han catalogado más de 16.700 piezas que conservaba el antiguo conjunto de siete edificios

Centro Canalejas Madrid ha sido concebido desde su nacimiento como una iniciativa donde prima la excelencia, no sólo por la configuración de un proyecto novedoso en Madrid o por su privilegiado emplazamiento, en el centro de la capital, sino también por el cuidado con el que se han proyectado todos y cada uno de sus detalles constructivos. Desde el punto de vista de ingeniería, Centro Canalejas Madrid es una obra muy compleja; pero si algo le caracteriza es la ordenada labor de desmontaje, catalogación, restauración y recuperación de los elementos singulares existentes en los edificios que lo conforman. Se trata de las piezas más representativas que durante décadas albergaron los siete edificios que en su día conformaban la céntrica manzana de La Equitativa.

Restauración y catalogación

Se han contabilizado más de 16.700 piezas correspondientes a más de 300 tipologías, en un empeño que ha resultado laborioso y no exento de complejidad debido al delicado estado en que se encontraban. Algunas de ellas ha requerido de hasta 4.000 horas de trabajo. De todos los elementos representativos que se han rescatado, se calcula que un total de 3.500 son susceptibles de protección patrimonial por sus especiales características. Más de la mitad de éstos ya han sido restaurados.

La labor de restauración y de catalogación para recuperar dichos elementos ha constituido una inversión de más de cinco millones de euros. Algunas de estas piezas se han desmontado y se está procediendo a su restauración en talleres especializados. Otras están protegidas in situ, como es el caso de las fachadas o las primeras crujías. Entre las piezas que se han recuperado, algunas con más de un siglo de antigüedad, se encuentran desde carpintería de madera, cerrajerías metálicas, cubiertas, barandillas, farolas, chimeneas, mármoles, embocaduras de piedra, etc., hasta los pináculos que coronaban las fachadas.